Saltar al contenido

Como reducir tu nivel de estrógenos (de forma natural)

El estrógeno (o la hormona femenina) juega un papel fundamental en tus niveles de testosterona. 

Los principales estrógenos activos en el cuerpo son; la estrona (E1), el estradiol (E2) y el estriol (E3). Aunque se trata de una hormona femenina, también está presente en el hombre. 

Las mujeres sintetizan la mayoría de los estrógenos en los ovarios, mientras que en los hombres transforman la testosterona en estrógeno gracias a la acción de la aromatasa en el tejido graso, la piel o el hígado.

¿Por qué deberíamos tener un nivel de estrógenos bajo?

1. El exceso de estrógeno suprime la liberación de hormona luteinizante (LH), por tanto, la producción de testosterona. (1)

2. Es el responsable del desarrollo de los rasgos sexuales femeninos, incluso en los hombres. (2

3. Un elevado nivel de estrógeno estimula la formación de grasa corporal, lo que induce la producción de más estrógeno. (3

4. El estrógeno ralentiza el metabolismo a través del aumento de la serotonina y reduciendo la actividad de la glándula tiroides. (4

5. El estrógeno estimula la secreción de prolactina, que induce la disfunción eréctil puesto que suprime la dopamina. (5, 6)

¿Algún beneficio de los estrógenos?

Algunos estudios relacionan el estrógeno con la mejora de la densidad ósea y la prevención de la osteoporosis

En ese aspecto hay un debate abierto si ese efecto protector óseo de los estrógenos se debe a la acción de estos (7). 

En este estudio analizan el efecto de la progesterona (otra hormona presente en el hombre) y como fortalecen los huesos (8). Por tanto, este efecto potenciador en la masa ósea también se asocia a la acción de la progesterona.

¿Cómo puedo bajar el nivel de estrógenos?

1. El exceso de peso

El exceso de peso es uno de los mejores amigos del estrógeno. Cuando incrementas el nivel de grasa de tu cuerpo, tu hormona masculina más potente, la dihidrotestosterona (DHT) , se vuelve menos activa. 

Por tanto, disminuye la testosterona, la DHT y el nivel de estrógeno aumenta. Todo este proceso se convierte en un círculo vicioso donde la grasa cada vez está mas presente. Este es el consejo más importante dentro de los siete que vamos a ver. 

Si el porcentaje de grasa corporal es superior al 20%, lo más probable es que tus niveles de estrógenos estén disparados.

2. Evita el uso de plásticos.

Los envases y recipientes de plásticos han contribuido a la evolución de la sociedad.

No solo son han generado una crisis medioambiental a nivel mundial, sino que además incorporan productos químicos que actúan como disruptores endocrinos. 

Están presentes en botellas de plástico, utensilios de cocina, envases reutilizables para microondas, etc. 

Este tipo de químicos son xenoestrógenos y antiandrógenos, similares a los estrógenos, tanto que pueden unirse directamente a los receptores de estrógeno, suprimiendo la producción de testosterona.

3. Ojo con las grasas poliinsaturadas.

Las grasas saturadas y monosaturadas son unas grasas estables, mientras que las grasas poliinsaturadas son muy inestables, se vuelven rancias fácilmente al entrar en contacto con el aire, la luz, el calor, e incluso en tu cuerpo. 

Esto provoca desajustes hormonales. Si analizamos la relación con los estrógenos, diferentes estudios han demostrado como las grasas poliinsaturadas aumentan la producción de estrógenos (8).

salmon-grasas-poliinsaturadas

4. ¿Alimentos estrogénicos?

Me refiero a aquellos alimentos que contienen fitoestrógenos (un compuesto químico similar al estrógeno presente en ciertas plantas) o micoestrógenos (cierto tipos de moho u hongo con propiedades estrogénicas).

Cuanto más se asemeje ese compuesto a la estructura de los estrógenos, más potente será su efecto.

Aquellas fuentes más importantes de fitoestrógenos son:

  • Lignanos: presentes en las semillas de sésamo, lino o calabaza
  • Isoflavonas: se encuentran en la soja, el té, las cerezas o las naranjas.
  • Fusarium: se utiliza para producir quorn, una proteína de origen vegetal muy popular.
  • Zearalenona: presente en el maiz, trigo, cebada, la avena, o el sorgo que acumulan moho.

5. Sigue una dieta que potencie la testosterona.

Como ya sabes, existen un buen número de alimentos con un potente efecto anti- estrogénico en el cuerpo.

Estos alimentos bloquean al estrógeno o bien reducen la conversión de testosterona a estrógeno.

¿Algunos alimentos antiestrógenos?
Las setas (9), el aceite de oliva (10), las ostras, los cítricos, o los arándanos.

Si quieres saber más sobre este tipo de alimentos, recientemente he lanzado mi ebook “50 Consejos para Aumentar tu Testosterona”

dieta-testosterona

6. Toma Vitamina E.

La mayoría de nosotros consumimos (de manera consciente o inconsciente) una gran cantidad de grasa poliinsaturadas. Este es un problema que viene de lejos, quizá por nuestros malos hábitos del pasado.

Nuestro cuerpo almacena en forma de grasa este tipo de grasa (valga la redundancia), y posteriormente la quema. 

Este proceso, denominado peroxidación lipídica, enrancia las grasas poliinsaturadas , y no sólo estas, sino también las que consumimos.

Esto es perjudicial para nuestro cuerpo, puesto que se trata de un proceso estrogénico, además de estar relacionado con enfermedades como el cáncer, la diabetes u otros problemas del sistema nervioso.

Aquí es donde interviene la vitamina E. Nuestra amiga es un antioxidante liposoluble que previene (en cierta medida) la peroxidación de las grasas poliinsaturadas y todos los efectos nocivos que conlleva.

Por tanto, no resulta extraño que la suplementación con vitamina E (11) aumente los niveles de testosterona, y además actúa sobre el receptor del estrógeno, disminuyendo los niveles de estos.

7. Analizando los productos de higiene personal.

La mayoría de marcas comerciales de cremas hidratantes, jabones, champús y protectores solare contienen una gran cantidad de químicos estrogénicos.

Se denominan estrógenos ambientales o xenoestrógenos. Son muy similares al estrógeno, de tal manera que activan los receptores de estos.

El Bisfenol A y los ftalatos son los principales xenoestrógenos que contienen los plásticos, aunque si hablamos de artículos de higiene personal los parabenos (y todos los Benzylparaben, Butylparaben, Ethylparaben (E214), Isobutylparaben, Isopropylparaben, Methylparaben (E218), Propylparaben (E216)) son los químicos estrogénicos más importantes y conocidos.

Espero que este artículo te ayude a seguir una vida mucho más antiestrogénica. 

Un abrazo.